Todos los beneficios de usar aftersun

Por suerte todas somos conscientes de la importancia de utilizar protectores solares biodegradables para cuidar de nuestra salud y del medioambiente durante nuestras exposiciones solares. Lo que no tenemos tan claro es por qué debemos terminar el ritual utilizando también un aftersun después de un baño de sol. Amén de que muchas lo sustituimos por una simple crema hidratante que no llega a ser suficiente ni tiene las mismas propiedades.

El aftersun REHIDRATA la piel

La radiación UV -dentro de la que encontramos a los rayos UVB y UVA- estresa la piel, provocando una pérdida de agua y una consecuente sensación de tirantez y ardor. Además, la radiación solar, especialmente la fracción UVA, provoca que las fibras de colágeno y elastina de degraden (fenómeno que se denomina elastosis solar), comenzando el proceso de envejecimiento. Precisamente, una de las funciones del aftersun es lograr que la piel recupere su hidratación, bajar la inflamación e incluso reparar el daño oxidativo. Y lo consigue con ingredientes hidratantes y calmantes, como la caléndula, el aloe vera, el panthenol, la alantoína, la urea y el ácido hialurónico.

El aftersun evita la DESCAMACIÓN

Una vez terminadas las vacaciones, no abandones el aftersun en el estante, continúa dándotelo a diario. ¿El motivo? Es el aliado perfecto para evitar que la piel se descame rápidamente y pierda ese tono que tanto te ha costado conseguir a golpe de tumbona y paseos a orillas del mar. Aplícatelo tras la ducha y de manera uniforme por todo el cuerpo y consigue prolongar el bronceado.

El aftersun BAJA la temperatura de la piel

Tras la exposición solar la temperatura interna y externa de la piel está muy elevada. Los aftersun son todo un refresco cutáneo. Y si los guardas en la nevera, o contienen sustancias a base de menta -una de esas plantas que te darán un aspecto más joven- y minerales de propiedades descongestivas, ayudan a calmar el picor y el efecto es aún más refrescante. Algunos incluso pueden llegar a bajar tres grados la temperatura.

El aftersun REPARA el fotoenvejecimiento

El sol, a nivel celular, produce una alta cantidad de radicales libres que provocan fotoenvejecimiento prematuro (manchas solares, arrugas y flacidez). Los antioxidantes como las vitaminas A, C, E, los betacarotenos y los polifenoles, neutralizan el daño provocado por estos en la piel y el ADN celular. Y los aceites antiedad, como el de argán, albaricoque, almendra dulce o aguacate completan este efecto.

El aftersun PROLONGA el bronceado

La hidratación se ha quedado corta para calmar, reparar la piel sobrecalentada después de un largo día de sol y mantener el bronceado, ahora también queremos prolongar ese maravilloso efecto dorado en la piel lo máximo posible. Por eso los aftersun actuales incorporan pigmentos que tiñen la capa superficial, activan la melanina protectora y prolongan el moreno durante dos semanas más. La dihidroxiacetona (DHA) extraída de la remolacha o la caña de azúcar -de la que se obtiene el ácido glicólico-, o el activador embellecedor del bronceado (BTA), procedente del aceite de buriti, tiñen la queratina del estrato córneo de la piel y prolongan el color mientras te los aplicas.

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.