Las diez claves para lograr unas cejas perfectas

Una gran parte de la expresividad del rostro recae sobre las cejas. Y aunque durante años fueron las grandes olvidadas, actualmente se han ganado la importancia que merecen, sobre todo en estos tiempos de mascarillas. Hay técnicas de todo tipo e incluso tratamientos para definirlas. Sin embargo, presumir de cejas para arquearlas o fruncirlas con satisfacción es mucho más sencillo, solo necesitarás algunas recomendaciones para cuidarlas.

El primer mandamiento es el de encontrar un diseño apropiado a tu rostro, al que le sigue de manera natural el segundo, que es cómo conseguirlo.

Una forma de lograrlo sin meter la pata depilando a lo loco es el truco del pincel. Necesitarás la ayuda de uno fino y colocarlo en tres ángulos concretos. Esto, según la teoría, te servirá de guía acerca de cómo debe ser tu ceja. Con la brocha en vertical y siempre pegada a la nariz: primero, sitúala para que se cruce con el lagrimal del ojo, ahí tendrás el inicio de la ceja. Después, que pase sobre la pupila, será el punto adecuado para el arco; y finalmente, el borde externo del ojo, donde debe acabar la ceja.

Partiendo de esta base, el tercer consejo es adoptar un estilo adecuado para tu tipo de ojos. Si son almendrados, conviene acortar la ceja un pelín en los extremos; mientras que, para los redondos, habrá que definir y levantar el arco. En el caso de los ojos separados, afina la base sobre el lagrimal; y si están muy juntos, aumenta la separación entre las cejas para contrarrestar.

Una vez llegues a este punto, ya has conseguido lo más difícil. Solo habrá que cuidar el diseño con un mantenimiento de depilación, puedes recurrir a tres técnicas: la cera, el hilo o las siempre socorridas pinzas.

Otro truco, el quinto, para que estén siempre perfectas es darles una limpieza profunda rutinaria, igual que al resto del rostro.

A la hora de maquillarlas, apuesta siempre por un color natural, lo más parecido posible a tu cabello. Y si quieres evitar un efecto artificial al pintarlas, acentúa la zona del arco y no apliques apenas producto al inicio de la ceja.

Para que se vean más definidas de forma sutil, crea una línea en la cara interna de la ceja.

Un trucazo para que brillen por sí solas es aliarte con el corrector y el iluminador y así el arco de la ceja se dotará de luminosidad.

Otro consejo: péinalas con un cepillo específico, puede parecerte algo innecesario, pero solo hasta que lo pruebes.

Y si las tuyas son unas rebeldes y quieres domarlas, el gel fijador hará que te despreocupes de ellas.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.