Uñas baby boomer: la manicura que arrasa

También conocidas como french faded, cuya traducción literal sería «francesa desteñida», las uñas baby boomer son una técnica de decoración de uñas derivada de la manicura francesa en la que se difumina la separación de colores entre la punta y la base de la uña. Lo que se consigue es un efecto policromado donde ya no existe una diferenciación cortante entre el color de la base y el de la punta de la uña, sino que ambos esmaltes se difuminan creando un tercer tono de transición entre los dos colores. El efecto que logra es muy suave y elegante gracias a esa transición diluida entre tonos.

Después de establecerse como una tendencia y adquirir un carácter atemporal que le mantenga ajeno a los cambios de temporada, se ha empezado a versionar a base de innovar en la combinación de colores. Este 2022 los dos colores que diseñaban esta manicura han dejado de ser (exclusivamente) el nude/rosa y el blanco. Cualquier combinación de tonos que marque una transición difuminada entre la base y la punta de la uña puede considerarse manicura baby boomer, siempre y cuando mantenga el estilo de diferenciar las partes de la uña.

También se llevan mucho con una capa de esmalte brillante por encima o con detalles joya añadidos, bien junto a la cutícula dibujando una línea en forma de media luna o bien como detalles de pedrería colocados desde la mitad de la uña hasta la punta. En cuanto a la forma, cualquier diseño es válido con esta técnica de decoración. De las stiletto a las cuadradas, todo tipo de uñas pueden decorarse al estilo baby boomer.

Para poder lucir unas uñas baby boomer ideales lo mejor es recurrir a las uñas de gel porque al prolongar la uña original con el gel se genera automáticamente una distinción de color blanco en la punta al que apenas tienes que añadir un poco de esmalte blanco antes de aplicar el nude y la transición diluida es mucho más natural, apenas tienes que trabajar con el pincel o la herramienta de ombré. Al trabajar con moldes, geles de todo tipo y lámpara de secado resulta más elaborado para hacerlo en casa, pero no es imposible.

Hacerlo con la uña natural también es posible y simplificaría mucho la tarea, pero el resultado no tendría nada que ver con el que se puede lograr con las extensiones de gel. En ese caso sólo habría de aplicar una base unificadora antes de empezar con el color (primero el esmalte blanco en la punta de forma diluida hacia la cutícula y cuando se seque, aplicar el nude de la misma forma en dirección contraria, incluso llegando a cubrir toda la uña). Para un acabado más brillante y endurecedor, hay que finalizar con un top coat.

Bien hechas las uñas baby boomer pueden durar hasta tres semanas, pero tienes que cuidar su trato. Hay que tratarlas con delicadeza, tener cuidado de manejar productos químicos con ellas e ir recortándolas y limándolas a medida que crezcan. Intenta evitar golpes que puedan dar al traste con tu manicura y, si se desprende el acrílico, empieza de nuevo antes de aplicar pegamento nuevamente. Un pequeño truco para que tenga más durabilidad la manicura es volver a aplicar el esmalte pasados unos días (2 ó 3), así se mantendrán como recién hechas. Eso si, no te pases de retoques, con uno es más que suficiente.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.