Tag Archive for uñas

S.O.S, ¿Cómo fortalecer las uñas?

La manicura ha sido para el universo de la belleza –lo es todavía, en este momento– una forma de expresión y un pilar clave. Es un sector que se ha catalizado desde la aparición de esmaltes en la década de 1920, y crecerá a una tasa anual de 9.4%, al menos, hasta 2024. En otras palabras, se espera que los productos específicos de uñas se conviertan en el segmento de crecimiento más rápido en la industria de los cosméticos de color en los próximos años. En este huracán conviene hacer una pausa.

Las necesidades específicas de las uñas

Las uñas son endurecimientos de la zona córnea de la epidermis y constan de dos partes: una parte visible, llamada cuerpo, y otra oculta, llamada la raíz o matriz. La uña es fabricada por la matriz ungueal y ésta se encuentra bajo un pliegue cutáneo, en la base de la uña. A partir de la matriz, la uña crece hacia el exterior, avanzando sobre la base ungueal. La uña se compone esencialmente de queratina, que le da rigidez. La queratina es una proteína formada por células llamadas queratinocitos y hace que la piel u órgano que la contenga, tenga una consistencia dura y resistente.

¿Qué alimentos ayudan a fortalecer las uñas? ¿Por qué?

Se recomienda una dieta adecuada y consumir alimentos ricos en los “minerales de la belleza”: silicio, azufre, zinc y hierro. Hay que destacar el azufre, ya que se encuentra en la queratina:
– Alimentos ricos en silicio: alfalfa, rábano, pepino, pimientos, tomate, avena.
– Alimentos ricos en azufre: rúcula, algas, polen de abeja, crucíferos, semilla de cáñamo, kale, maca, cebolla, semillas de calabaza, rábanos, espirulina y berros.
– Alimentos ricos en zinc: semillas de amapola, semillas de girasol, semillas de calabaza, anacardos, piñones, coco, espinaca, espirulina, algas.
– Alimentos ricos en hierro: carne roja, berberechos, frutos secos, verdura de hoja verde, legumbres.

Además, existen una gran variedad de ingredientes naturales que ayudan a la hidratación y cuidado de las uñas como el extracto de arroz que estimula la expresión génica de las distintas queratinas relacionadas con la fortaleza mecánica de la uña y su crecimiento y la manteca de karité que además de reducir la proliferación de posibles hongos, también aporta brillo a las uñas y las fortalece, evitando posibles roturas.

Si se utiliza esmalte de forma habitual, ¿cada cuánto debería “dejar descansar” las uñas?

Se recomienda dejar descansar la uña entre manicuras 2-3 días. Como hemos dicho, la uña es un tipo de piel modificada y no puede estar siempre cubierta, tiene que respirar. Para conseguir y mantener unas uñas saludables es importante tener en cuenta primero qué tipo de esmalte utilizamos, ya que la mayoría incluyen formaldehído, tolueno o ftalatos. La queratina que forma las uñas no tiene vida y es imposible repararla, por lo que lo más importante es fortalecer su crecimiento desde la raíz y después que tenga las mínimas agresiones posible. Los esmaltes siempre debilitan las queratinas, por lo que se aconseja tenerlo en cuenta y encontrar el equilibrio y aprovechar algunas ocasiones para lucirlas lo más natural posible.

¿Cuál suele ser el error más común a la hora de cuidar las uñas?

Los errores más comunes son utilizar esmaltes de mala calidad, quitaesmalte muy agresivo con acetona y limar las uñas con limas metálicas muy duras en “zig-zag” haciendo que las uñas se abran en capas. Siempre hay que limar en una sola dirección con una lima suave (de cartón o cristal), usar un quitaesmaltes suave sin acetona y esmaltes de uñas 9-free, con el apoyo de algún tratamiento fortalecedor o estimulador del crecimiento.

A menudo, nos olvidamos de la hidratación y al utilizar una crema de manos no nos focalizamos en el tratamiento destinado a las cutículas y uñas. Es necesario masajear el producto por las manos y en ningún momento evitar la zona de las uñas. Además, en épocas de frío, no debemos escatimar en la periodicidad, aplicando las veces que sean necesarias; mínimo 2 veces al día. También es muy importante evitar malos hábitos como morderse las uñas, cortar cutícula y usar productos con ingredientes pocos saludables.

Fuentes: revista Vogue 

 

 

 

¿Sabes qué dicen tus uñas sobre tu salud?

Cada vez prestamos más atención al cuidado de nuestro rostro y cuerpo y mimamos nuestro cabello, pero ¿qué pasa con nuestras uñas? De nada sirve llevar el esmalte de la temporada o el nail art que triunfa en las redes sociales si debajo tus uñas no están tan saludables como deberían. Pueden ser una expresión más de las patologías internas, por lo que siempre es recomendable acudir a un especialista ante un cuadro de aparición repentina y que no mejora, especialmente, si está asociado a otra sintomatología.

Manchas blancas
· A qué se deben. Pueden aparecer por despegamiento de la lámina ungueal de la porción inferior o por hiperqueratosis. En cambio, cuando estas manchitas son limitadas la causa más frecuente es la presencia de un mínimo traumatismo imperceptible previo, que desaparecerá una vez te crezca la uña.
· Cómo evitarlas. El cuidado de la piel que rodea las uñas es básico para evitar que éstas se despeguen y se observe esta coloración anómala.

Estrías (verticales y horizontales)
· A qué se deben. Las estrías verticales son muy frecuentes, sobre todo cuando aumenta la edad de la persona, ya que se consideran una forma de envejecimiento del tejido que conforma las uñas. Las estrías horizontales, también llamadas líneas de beau, implican una alteración momentánea en el crecimiento de la uña, que puede aparecer por muchísimas causas (estrés, tics o hasta traumatismos externos). De hecho, pueden aparecer de forma simétrica en todas las uñas después de haber sufrido fiebre o alguna enfermedad.
· Cómo evitarlas. La hidratación continua de las uñas con cremas o aceites especiales prevenir y mejorar las estrías verticales. Las líneas de beau se van moviendo hacia adelante con el crecimiento de la uña, hasta desaparecer; lo malo es que esta situación no se puede prevenir, excepto cuando es causada por traumatismos, donde hay que evitar las manicuras agresivas.

Blandura o debilidad 
· A qué se debe. La debilidad de la lámina ungueal es frecuente cuando se lavan mucho las manos (el agua se va metiendo en la uña separándola) o se usan productos agresivos, como limpiadores domésticos o quitaesmaltes. La uña está formada por múltiples capas unidas entre sí, y estos productos debilitan las uniones entre ellas, haciendo que se separen en capas y se rompan con mayor facilidad.
· Cómo evitarlo. Usar guantes para limpiar o fregar mantendrá tus uñas a salvo. Utiliza quitaesmaltes suaves e hidratantes y no con excesiva frecuencia y no olvides hidratarte con aceites o cremas muy grasas, que ayudan a fortalecer. El consumo de vitaminas del tipo B (presentes en lácteos, cereales integrales y pescado) ayudará a que tus uñas quebradizas crezcan más fuertes.

Color amarillento
· A qué se debe. Las uñas de forma natural son translúcidas. Cuando se ven amarillentas puede ser por alteraciones internas (determinadas enfermedades hepáticas) o bien por tinciones externas (uso de esmaltes oscuros). Sin embargo, es posible saber la causa específica si te fijas en las forma que toma esta coloración: si solo afecta a una determinada zona podría ser un caso de hongos o psoriasis, por lo que deberías consultar con el especialista para que te recomiende un tratamiento.
· Cómo evitarlo. Hay que proteger la uña continuamente con cremas hidratantes, así como utilizar una base protectora antes de aplicar el esmalte de color.

Falta de brillo
· A qué se debe. Puede ser aislada en algunas uñas, en cuyo caso consideramos en general causas externas de alteración de la uña. Pero cuando aparece en muchas puede deberse al propio envejecimiento, pues igual que en la piel aparecen manchas y arrugas, las uñas puede presentar pérdida de brillo o transparencia.
· Cómo evitarlo. Además de hacerlas frágiles, el contacto frecuente con productos agresivos puede hacer que pierdan su brillo. Ante una aparición repentina de una pérdida de este brillo en todas las uñas acude a un especialista para valorar la opción de realizar analíticas.

Fuentes: revista Cosmopolitan

¿Se te quiebran las uñas?

Están blandas, se escaman, se estrían y rompen con cualquier cosa. La cantidad de queratina es determinante en la calidad de la uña, pero, los productos que usas pueden estar afectando también a su aspecto y dureza.

Es más común de lo que parece y no eres la única que está harta de tener unas uñas débiles. Su aspecto no es el que quieres por más que eches endurecedores, bases vitaminadas o las dejes respirar durante el verano.

Muchas veces, al igual que ocurre con la calidad del pelo, su respuesta es genética. Pero en otras ocasiones estamos cometiendo alguno (o varios) de estos errores…

-Las expones mucho y directamente al agua: también a productos químicos o chocan permanentemente con objetos que favorecen su rotura. Esto pasa al fregar sin guantes, limpiar con jabones que irritan o trabajar sin protegerse las manos.
-Las llevas demasiado largas: cuanto mayor sea el largo de la uña, más probabilidades tendrá de engancharse. Y cuidado, puede causar heridas en el dedo bastante dolorosas. Lleva un largo prudente, que sea estético y difícil de romperse.
-No usas endurecedor: no es que sea obligatorio en todos los casos, pero sí si tienes las uñas blandas, mejor que contenga gelatina o tioaminoácidos para estimular la producción de queratina.
-Te faltan algunas vitaminas: como la A,B,C… Y algunos minerales y aminoácidos azufrados. ¿Cómo conseguirlos? Aumentando la cantidad de grasas vegetales sobre todo.
-Abusas de los esmaltes permanentes: si no son de muy buena calidad, se emplea una técnica mala para retirarlos o productos excesivamente baratos, se quitarán capas de uña de más, haciéndolas más débiles.
-Tienes bajas las defensas: el aspecto anormal de tus uñas puede estar indicándote algo, sal de dudas haciéndote una analítica.

Estas son las tendencias 2017 que deberás llevar en tus uñas

Desde hace varias temporadas, las uñas se han convertido en las protagonistas de nuestras manos. Para lucir unas uñas ideales el primer paso es tener unas manos y una manicura perfecta. Para este otoño/invierno 2016-2017 triunfan una gran gama de colores.

Los tonos oscuros, pero también los colores claros tienen su protagonismo. Los tonos negros, metalizados y el nail art más minimalista es lo que más se ha visto sobre la pasarela.

Descubre las tendencias de color en uñas para la próxima temporada:

Metálicos:
No importa si se trata de un rosa gold o de un plateado, los colores metálicos se convertirán en uno de los básicos en cuanto a esmaltes nos referimos. Aparecerán tonos marrones, grises y verde olivo. El efecto espejo será uno de los consentidos.

Líneas:
Las formas geométricas se impondrán en los próximos meses y si son en colores neutros, mucho mejor. La manicura francesa mutó y dejó atrás el color blanco para dar paso a combinaciones más atrevidas y líneas un poco más sugerentes.

Negro:
El esmalte en negro zafiro o mate será uno de los aciertos para esta temporada. Las uñas negras con un acabado brillante y puntiagudas, serán una constante.

Nude y mate
Las uñas cortas seguirán siendo tendencia, pero si eres de las mujeres que ama llevarlas largas, no te preocupes. Así como el tono nude logró conquistar el labial, también lo hizo con los esmaltes. Seguirá siendo una extraordinaria alternativa para la mujeres que buscan llevarlas impecables.

Un clásico
El rojo se niega a morir y su consolidación como uno de los clásicos cada temporada, es un hecho. Para el primer semestre del año los colores que tienen como base el color naranja se verán en muchos eventos.