Nuevos avances en el cáncer de piel y concienciación sobre la importancia de la prevención y diagnóstico precoz.

La nueva terapia estrella de la mayor cita mundial de medicina contra el cáncer, que reunió a más de 30.000 participantes en Chicago del 1 al 5 de junio, fue el tratamiento experimental T-DM1 contra el cáncer avanzado de mama.

El T-DM1, desarrollado por la compañía biotecnológica estadounidense Genentech, ha conseguido un aumento de 3,2 meses de supervivencia «absoluta» sin progresión de la enfermedad en 50% de las mujeres con cáncer de mama avanzado HER2.

Además, dos nuevas terapias contra el melanoma avanzado, el dabrafenib y el trametinib arrojaron resultados esperanzadores en comparación con la quimioterapia habitual, según datos presentados en la conferencia de Chicago. Estas sustancias bloquean las proteínas producidas por un gen mutante que contribuye al crecimiento del cáncer.

Dos ensayos clínicos de fase 1 mostraron el potencial de una terapia experimental para estimular el sistema inmunitario contra los cánceres de pulmón, piel y riñón.

En el ámbito de los tratamientos contra el cáncer dirigidos se han llevado a cabo enormes progresos, en especial contra el melanoma en los dos últimos años.

Como la aprobación por la FDA de un nuevo medicamento que se llama Erivedge para los pacientes que padecen de carcinoma de células basales, el tipo más común de cáncer de la piel y en pacientes que no son candidatos ni para la cirugía ni para la radiación.

Aunque afortunadamente la mayoría de los tipos de cáncer de la piel se pueden tratar actualmente, la mejor medicina para combatirlos es la prevención. Y eso puedes lograrlo, revisando tu piel periódicamente para descubrir rápidamente cualquier lunar o mancha extraña y poniendo en práctica algunas sencillas medidas.

Los investigadores no descansan un minuto buscando nuevas formas de combatir no solamente el cáncer de la piel, sino todos los demás. Pero la primera línea de defensa es la que hagas tú mismo(a), tomando unas sencillas medidas de precaución.

La forma más importante de reducir el riesgo de melanoma es protegerse de la exposición a la radiación ultravioleta con gafas, sombreros, cremas, ropa y evitar las camas bronceadoras y las lámparas de sol sobre todo antes de los 30 años.

Especial cuidado se debe tener con los niños e impedir por ejm que los bebes de menos de 6 meses reciban directamente la luz solar.

Estar atento a lunares con apariencia irregular o cambios, dependiendo de la apariencia, puede que su médico quiera observarlos minuciosamente mediante exámenes periódicos o puede extirpar algunos de ellos si tienen ciertas características que sugieren que pueden convertirse en melanoma.

Algunos melanomas pueden originarse de lunares, pero la mayoría no. Si se tienen muchos lunares, se recomiendan exámenes de rutina minuciosos realizados por un dermatólogo, al igual que los autoexámenes mensuales de la piel que permitirán un diagnóstico precoz.

La genética aumenta el riesgo de melanoma y por tanto si tenemos familiares que han tenido algún tipo de melanoma es conveniente hacerse una revisión.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.