Nuevas tecnologías en medicina estética.

Tecnologías como el láser, el IPL, el Bisturí eléctrico, la radiofrecuencia o los ultrasonidos, marcaron un antes y un después en la cirugía estética.

La tecnología facilita el trabajo, allana caminos y crea constantemente nuevas opciones antes impensables.

Hoy en día hay muchas lesiones que pueden eliminarse con láser, evitando cirugías y se puede estimular tejidos a niveles profundos con la radiofrecuencia.

El láser es uno de los descubrimientos más innovadores del último siglo y su aplicación ha impulsado el avance de la vida moderna en todas sus facetas.

El primer láser fue construido por Theodore Maiman en 1960 con un cristal sintético de rubí bombeado por una lámpara de flash que producía un haz de luz coherente.

Los posibles usos del láser son casi ilimitados. Se ha convertido en una herramienta valiosa en la industria, la investigación científica, la tecnología militar o el arte.

Tiene también una importante aplicación dentro de la medicina. Con haces intensos y estrechos de luz láser es posible cortar y cauterizar ciertos tejidos en una fracción de segundo sin dañar al tejido sano circundante

Con el láser, se inventó un dispositivo que supuso un avance tecnológico pero cuya aplicación inmediata no se conocía, y fue por ello que se le denominó “una solución en búsqueda de un problema”

En 1969 se encuentra la primera aplicación industrial del láser al ser utilizado en las soldaduras de los elementos de chapa en la fabricación de vehículos y, al año siguiente Gordon Gould patenta otras muchas aplicaciones prácticas para el láser.

En 1980, un grupo de físicos de la Universidad de Hull liderados por Geoffrey Pret registran la primera emisión láser en el rango de los rayos X

Desde entonces cada año aparecen nuevos perfeccionamientos de tecnología y nuevas aplicaciones.

Otro ejemplo de evolución importante nos lo han dado las nuevas tecnologías al servicio de los sistemas de medición, que proporcionan información, antes impensable, como scaanners que valoran el volumen de una zona para poder calcular la prótesis necesaria o los TAC multidetectores para descubrir dónde están las arterias perforantes en casos de microcirugía.

La tecnología no sólo es imprescindible en los nuevos tratamientos, sino también en los avanzados métodos de diagnosis

También los móviles, ordenadores o las nuevas aplicaciones móviles que facilitan la consulta médica.

Con la popularización de los smartphones (teléfonos avanzados con capacidades de ordenador y conexión a internet), proliferan miles de aplicaciones dedicadas a la salud, tanto para los profesionales de la medicina como para los enfermos de algo o el público en general.

Todos estos avances tecnológicos dan un mejor servicio, más rápido, efectivo y seguro

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.