Todo sobre los autobronceadores

Antes de hacerte con el tuyo, conviene que conozcas qué tipos de autobronceadores encontrarás en el mercado. Conocer los 5 tipos de autobronceadores que hay hará que tu bronceado sea más seguro, rápido y eficaz.

Autobronceador en spray

El spray autobronceador cuenta con la ventaja de que su secado es más rápido y consigue el mismo efecto que los demás. Eso sí, debes ser nivel experto en autobronceadores para usarlo bien sin dejarte zonas de piel sin aplicar producto.

Manoplas autobronceadoras

No las confundas con la manopla para aplicar el autobronceador en crema, porque no es lo mismo, en este caso el orden de los factores sí altera el producto. Estas manoplas suelen ser de un sólo uso, son fáciles de usar y ayudan a extender el producto de manera uniforme si no eres experta aún.

Autobronceadores en mousse

Son muy apetecibles, y gustosos -tanto que algún autobronceador en mousse tiene lista de espera-, actúan en torno a las 4 o 6 horas y su textura en espuma resulta muy resfrescante. Para ayudarte a aplicarlo, aquí sí, será necesaria la manopla aplicadora.

Toallitas autobronceadores

Suelen ser autobronceadores sólo para dar color al rostro y monodosis.

Lociones autobronceadoras

Las más comunes y recomendadas para las pieles más secas o deshidratadas ya que además de dar color, ayudan a hidratar la piel tras la ducha. El tono suele ser progresivo y modulable y muchos de ellos están enriquecidos con ingredientes como la vitamina E. Eso sí, necesitarás usar protector solar encima porque no son fotoprotectoras.

Cómo aplicar el autobronceador

Sigue estos pasos para no arrepentirte de haberlo usado…

1.Prepara

Exfolia la piel 24 horas antes de aplicarlo e hidrátala a fondo, incidiendo especialemente en las áreas más secas, como las manos, pies, tobillos y muñecas para garantizar así una aplicación suave.

2. Aplica

Las manoplas de aplicación de autobronceadores son de gran ayuda. Hazlo en movimientos circulares para asegurar que ningún área se queda sin producto.

3. Enjuaga

Dúchate tras 1, 2 o 3 horas después, dependiendo del tono que quieras conseguir en muchos de ellos. En algunos recomiendan hacerlo al día siguiente (por lo que la aplicación se aconseja por la noche). Si lo que has usado es un autobronceador en gotas que actúa como producto en sí mismo, no hace falta aclarar. Asegúrate bien en las instrucciones del autobronceador que elijas sobre si la aclaración posterior con agua es necesaria o no.

4. Ten paciencia

Porque muchos son inmediatos pero suelen ser en formato maquillaje (que tras una ducha, se van). En cambio, si para ver el bronceado necesitas unas horas, no se irá en tu próxima ducha y tan sólo necesitas un poco de paciencia hasta ver el resultado. ¡Y a brillar!

Trucos de expertos para no dejarte manchas con el autobronceador

  • Deposita el producto de forma ligera y extiéndelo con toquecitos en forma ascendente y circular, incluso ayudándote de una esponja de maquillaje.
  • No te olvides de zonas como la parte superior de los pies, las clavículas, el hueso de la mejilla o el arco de cupido para destacar tu bronceado.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.