FOTOREJUVENECIMIENTO CUTáNEO CON LUZ PULSADA INTENSA ( IPL )

Existen múltiples métodos dermocosméticos y quirúrgicos destinados al rejuvenecimiento cutáneo. Los peeling químicos, la dermoabrasión y los láseres ablativos producen destrucción de la epidermis y provocan un daño térmico en la dermis, que produce una remodelación del colágeno que se traduce en una mejora clínica de las arrugas cutáneas. Sin embargo, conlleva un periodo de recuperación clínica no despreciable y un riesgo de complicaciones variable. Por todo ello, se ha venido investigando el uso de longitudes de onda que no alteren la epidermis, pero produzcan calentamiento en la dermis y remodelación del colágeno. Este campo se denomina Resurfacing no ablativo y comprende el uso de láseres de onda larga y la luz pulsada intensa ( IPL ).


La IPL, basada en la teoría de la fototermolisis selectiva, ha permitido ampliar el campo de sus aplicaciones clínicas, desde la fotodepilación al tratamiento de lesiones vasculares y pigmentadas, gracias a que emite longitud de onda entre 550-1200 nm. A raíz de la experiencia acumulada durante estos años en el tratamiento de cuperosis , lesiones pigmentadas y depilaciones faciales, se ha observado un efecto sorprendente y no previsto, la mejora de la textura de la piel con borramiento de arrugas finas en las zonas tratadas con relación a las zonas no tratadas. Desde la obsevación de este fenómeno, se ha utilizado la luz pulsada intensa como un método de rejuvenecimiento cutáneo global. Con este concepto que nos permite tratar a la vez: lesiones pigmentadas ( léntigos solares ), lesiones vasculares ( cuperosis, telangiectasias ), así como todas aquellas lesiones cutáneas propias del foto envejecimiento, incluyendo la textura de la piel y las arrugas finas superficiales.


Esta nueva aplicación ofrece múltiples ventajas: permite el tratamiento global de toda la superficie de problema ( cara, cuello, escote, dorso de manos, etc ), no requiere periodo de recuperación o convalecencia, está indicado a cualquier edad, es repetible y puede combinarse con otros métodos tipo implantes, rellenos y toxina botulínica ( Botox )


Por lo general, se aconsejan varias sesiones, de 3 a 6, separadas por periodos variables de 4 a 6 semanas. Como tratamiento previo y de mantenimiento entre sesiones, se utiliza ácido retinoico, ácido glicólico, vitamina C, vitamina K en preparados tópicos. Es un tratamiento muy bien tolerado y que no requiere de cuidados especiales tras las sesiones, salvo la debida fotoprotección.


En nuestra consulta de Clínica Ponferrada disponemos de IPL, Alma Láser. Lovely con cabezales 540, 570, 650 nm. Se utilizan y se alternan dependiendo de las lesiones predominantes: vasculares, pigmentadas o arruga fina.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.