Claves para elegir tu perfume ideal

Las claves para elegir el perfume ideal son inescrutables. En un mundo donde cada año puede haber más de 2.000 lanzamientos, y que tanto nos fascina -en 2019 gastamos en España 1.470 millones de euros en fragancias, datos de Stanpa-, dar con el o los perfumes perfectos tiene miga.

A primera vista, podríamos elegir un aroma por afinidad. Sí, por afinidad, por ejemplo, con ese famoso que pone su rostro en las campañas de publicidad. De este modo, las fans de Dua Lipa escogerían ‘Libre’ de Yves Saint Laurent sin dudarlo; las de Charlize Theron, el ya mítico ‘J’Adore’ de Dior, y las de Marion Cotillard, el Nº 5 de Chanel. Comprar un perfume por quien lo encarna es una manera como cualquier otra, pero el impulso y la idealización están detrás, cuando en realidad muchos otros factores psicológicos, emotivos e incluso de tendencia se encuentran tras las claves de cómo dar con el perfume perfecto.

CONÓCETE A TI MISMA Y DARÁS CON TU PERFUME

Un perfume no es solo la manera más directa de oler bien, sino que, como destaca Daniel Figuero,Fragrance Ambassador de Dior en España y autor del libro ‘Contraperfume’ (ed. Superflua), «elegir una determinada fragancia es una manera de expresar la personalidad, al igual que ocurre con la ropa: si escoges un color ‘valiente’ y atrevido es que no te importa que te miren, por ejemplo».

Por eso, al buscar el perfume perfecto desde cero, sin guiarnos por quién es la imagen, cómo el frasco y otros elementos externos, sino solo por el olfato, lo primero es conocerse a uno mismo.

De ahí que sí que tenga que ver qué película es tu favorita, que te guste más la seda que la lana a la hora de vestir, o tener clara tu canción predilecta. Esos datos, a alguien experto en la materia como Figuero, le ayudan a configurar cuál es la fragancia que transmite tu personalidad.

Si no se tiene a un experto a mano, lo que ocurre la mayor parte de las ocasiones, hay algunas líneas generales que ayudan a decidirse entre el millar de lanzamientos anuales.

Como cuenta Figuero, la personalidades más introspectivas buscan más causar una impresión que darse a conocer por un aroma.

Y, claro que sí, hay perfumes que cumplen con ese requisito. «Hablamos de los que tienen mucho ‘volumen’, que dejan estela a nuestro paso; si son flores, serán voluptuosas como el nardo o la rosa muy marcada, mezcladas con algo de madera o especias, que anuncian tu presencia», detalla Figuero.

En cambio, quienes prefieran esa sensación de ‘olerse bien’ sin buscar impactar, tendrán en los almizcles bancos que se pegan a la piel y las flores blancas más delicadas, como la peonía, fragancias discretas que se convertirán el más fiel aliado.

FAMILIAS OLFATIVAS, CLAVE A LA HORA DE ELEGIR EL PERFUME PERFECTO

A la hora de escoger entre la infinidad de fragancias, puede ayudar también remitirse a la clasificación clásica de la perfumería que se denomina familias olfativas.

Según detallan desde la Academia del Perfume, si ya tienes un gusto determinado por fragancias que tienen ciertas notas en común, puedes averiguar a qué familia olfativa pertenecen y cuáles son esos ingredientes que te fascinan. Para hacernos una idea, las familias clásicas son:

  • Cítrica o hespéride: son las aguas de colonia clásicas, donde predominan el limón, la naranja, la lima, el pomelo, la bergamota, la mandarina, el yuzu o la flor de naranjo. Si te gustan ‘CK One’ de Calvin Klein o ‘Eau’ de Rochas.
  • Floral: incluye todos los perfumes cuyo tema principal es la representación olfativa de una única flor o un conjunto de flores variadas. Por citar algunos: Chanel ‘Nº 5’, ‘Diorissimo’ de Dior o ‘Gucci Bloom’.
  • Chipre: se caracterizan por el contraste entre notas de salida ligeras y frescas como la bergamota y una base profunda y terrosa que aporta el musgo de roble. ¿Un par de ejemplos? ‘Eau du Soir’ de Sisley y ‘Citizen Queen’ de Juliette Has a Gun.
  • Amaderada: raíces, cortezas, resinas, hojas, musgo, piñas y arbustos inspiran estas creaciones, como en ‘Aura’ de Loewe u ‘Obsession’ de Calvin Klein.
  • Oriental: son perfumes que recrean los olores, colores y sabores de Oriente con resinas, bálsamos, maderas, especias y almizcles, como ‘Shalimar’ de Guerlain o ‘Black Opium’ de Yves Saint Laurent.
  • Gourmand: son perfumes comestibles que nacieron en 1992 con ‘Angel’ de Thierry Mugler, y suelen tener vainilla, haba tonka y acordes recreados que recuerdan al praliné, las nubes y todo tipo de chucherías.

ELIGE TU PERFUME PERFECTO… OLIÉNDOLO BIEN

Tanto si te adscribes a alguna de estas categorías y ya vas a elegir perfume con alguna idea preconcebida como si vas a la aventura a una perfumería, tienes que saber cómo probar un perfume para saber si es tu aroma perfecto.

La primera impresión, como indica Daniel Figuero, la obtendrás de un secante, esos papelitos que te dan en le perfumería impregnados con el perfume.

Cuando te guste lo que hueles, prueba el perfume sobre la piel, sal de ese local, ve a otro ambiente menos cargado y espera un mínimo de 10 o 15 minutos.

No hay que olvidar dos cosas: que el perfume evoluciona, y es importante tener claro hacia dónde para evitar sorpresas, y que las fragancias hoy se componen para que tengan una salida en secante y una primera impresión muy adictivas para favorecer una compra por impulso.

Como ya contaba Ane Ayo, perfumista de ‘A Drop d’Issey’ de Issey Miyake, ella incluso duerme con sus proyectos de perfume para entender su profundidad y sus facetas.

Por último, no te cierres ninguna puerta, como anima Figuero: «Te pueden gustar muchos perfumes diferentes y cambiarlos en cada estación u ocasión al igual que varías de estilo de vestir».

Probemos y probemos perfumes perfectos, hagamos caso a Alexander Graham Bell: «Tan cierto como que el sol nos alumbra es que la necesidad de un mayor conocimiento de los olores alumbrará nuevos descubrimientos».

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.