El corrector verde: gran aliado para rojeces, cicatrices o granitos

Para los expertos el corrector es la herramienta más útil de su arsenal de trabajo. Es usual ver los tocadores de los backstages de los desfiles de moda repletos de correctores. Y entre ellos reina el color verde, especialista en neutralizar todo tipo de rojeces cutáneas. Los artistas del maquillaje saben de su relevancia a la hora de poder realizar un maquillaje profesional. Como las modelos suelen ser muy jóvenes, sus principales problemas son los granitos o el acné, más o menos severo. Igualmente pueden tener tendencia a un exceso de rubor al reaccionar a las temperaturas altas que propician los focos, o bien sufrir directamente de rosácea. Por lógica, para neutralizar todas estas imperfecciones de color rojo, hay que usar uno de los colores opuestos en el círculo cromático: el verde. Porque, a pesar de que oigas y leas que existe un corrector universal, no es cierto. Cada discromía precisa de un corrector específico que contrarreste su color.

Si bien los resultados del corrector verde son milagrosos, y olvidarse de él se paga muy caro; lo peor es utilizarlo incorrectamente. Este tipo de corrector forma parte de lo que los especialistas denominan precorrector; porque en el caso de que la alteración de la pigmentación sea muy marcada, suelen aplicar encima de él un corrector con el mismo tono de carnación de la piel. De este modo todas las discromías rojas, por grandes y potentes que sean, quedarán ocultas incluso antes de aplicar el fondo de maquillaje.

Los correctores o precorrectores verdes se presentan en todo tipo de diseños y texturas. Stick en crema sólida, tubo en crema fluida o líquida y también en distintos tonos de verde. Por eso no hay más remedio que experimentar y comprobar que el elegido cumpla con los requisitos indispensables: textura suave, fácil de aplicar y tono verde adecuado, para fundirse inmediatamente con la piel. Siempre debes aplicarlo con la piel preparada y antes del corrector y de la base de maquillaje. Para hacerlo, coloca una pequeña cantidad justo encima de las rojeces que quieras tapar. Con el dedo anular, con el aplicador que viene en el producto o con un pincel especial que hay para correctores, difumínalo con toquecitos ligeros hasta que se funda perfectamente con la piel. Nunca arrastres el producto porque si se desplaza de la zona a tratar, estropeará el trabajo que posteriormente tiene que hacer el fondo de maquillaje.

Deja una respuesta

INFORMACION SOBRE LA PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: GRUPO NOROESTE EN RED, S.L.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento explicito marcando la aceptación de los terminos, que quedará reflejado en nuestra base de datos.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Contacto: [email protected].