¿Tienes el pelo fino? ¡Dale volumen!

¿Hartas de frustarnos por el peso, por saber si usar o no acondicionador, por la tendencia a engrasarse casi sólo con mirarlo? Ok, estás en el lugar correcto.

El corte es el principal factor a tener en cuenta. Lo recomendable es hacer un estudio previo con un profesional para ver el corte más adecuado acorde a la textura del cabello y así conseguir más volumen. También puede usarse el capeado invisible para ganar movimiento. Esta técnica consiste en añadir versatilidad al cabello a la hora de peinarlo. ¿Cómo? Añadiendo capas que mantienen la base pesada pero que a su vez aportan movimiento con su estructura despuntada.

Es importante también utilizar champú y acondicionador en cada lavado. LOS DOS. Muchas veces evitamos el uso del acondicionador por miedo al adelgazamiento y esto es un error ya que el pelo se vuelve más frágil. Se recomienda un acondicionador en espuma para hidratar y nutrir con fórmulas ligeras que no apelmacen.

A la hora de desenredar el pelo, hazlo suavemente con un cepillo de púa ancha o uno con púas finas y flexibles que deshacen los nudos sin romper el pelo. Comienza siempre por las puntas.Y ayúdate de un difusor para marcar la onda y aportar movimiento.

Además hay ciertas técnicas de peinado que dan volumen, por ejemplo, las tenacillas, los rulos o las anillas. Cepilla el pelo con un peine redondo para dejar la raíz elevada mientras se enfría y crearás más volumen. Fija después con laca.

Los flequillos también una buena opción y además están en alza. Permiten continuar el capeado, haciendo caritas finas en la parte superior que aportarán volumen y movimiento. Pero si quieres teñirte y tienes el pelo fino, elige coloración en barro. Es, sin duda, la mejor opción. Se puede combinar con técnicas como el balayage o las baby lights para dar más movimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *