10 formas de tener el cuello igual de joven que tu rostro

El cuello es una de las partes del cuerpo que más delata la edad. Si cuidas tu cara, ¿por qué no prestar atención también a su prolongación? Sí, porque el cuello no deja de ser la continuación del rostro, y sufre como éste las arrugas y la flacidez. Incluso más, ya que la piel es muy fina y con tendencia a la deshidratación, ¡contiene 15 veces menos glándulas sebáceas que el rostro! Un cuello con líneas marcadas te pone años. Si quieres frenar el paso del tiempo en esta zona, cuídala como se merece con estos sencillos y prácticos consejos.

1. Desmaquillado completo. Cuando te desmaquillas ¿el algodón no pasa de la barbilla? ¡Error! Extiende también el producto limpiador por el cuello. Al igual que en la cara, se acumula suciedad y células muertas que perjudican el aspecto de tu piel. Y si usas un producto que necesita aclarado, ¡ojo con el agua muy caliente! Provoca flacidez.

2. Reafirma con cosmética específica. Si el descolgamiento es leve, el uso diario de cremas reafirmantes mejora mucho su aspecto. Los activos más eficaces son los retinoides (retinol y retinaldehído), el silicio, las proteínas de soja y los pétidos.

3. Un buen masaje para recuperar el tono. Cuando te pongas la crema, aprovecha para darte un masaje, solo te llevará un par de minutos. Con las palmas, haz pases rápidos y siempre en sentido ascendente, alternando las manos. Después, ponlas bajo la barbilla y deslízalas por la mandíbula hasta la sien.

4. Protege tu cuello muy bien del sol. La piel del cuello es mucho más fina que la de la cara, por lo tanto no te olvides de extender también el fotoprotector por esta zona y por el escote para evitar las arrugas verticales.

5. Evita el llamado ‘Tech Neck’. O lo que es lo mismo, el también conocido como ‘cuello tecnológico’. El uso continuado de teléfonos móviles y tablets obliga a bajar la cabeza a menudo y ocasiona la formación de arrugas. Procura mantener  la cabeza erguida mientras usas tu móvil y haz ejercicios de estiramientos.

6. Sérums con roll-on. La textura del sérum, fundente y muy concentrada, es ideal para esta delicada zona del cuello. Algunos incorporan roll-on para que, además, puedas masajearte y ganar firmeza. Si las arrugas están muy instaladas, lo mejor es recurrir a tratamientos estéticos y tener esta cosmética como refuerzo en casa.

7. Camina erguida. Mirar siempre hacia el suelo cuando andas no solo puede afectar a tu espalda. Piensa que también puede provocar la aparición de arrugas en el cuello. Así que ¡mirada al frente!

8. El masajeador, un buen complemento. Nada más fácil que pasarte un masajeador de rodillos por el cuello y el escote mientras ves la televisión. Activarás la circulación y mejorarás la penetración de los activos de las cremas. Haz pases en diagonal (cruzados) desde la base del cuello hacia la clavícula con movimientos de ascenso y descenso.

9. Elige bien la almohada. Si eres de las que duermen con un par de almohadas o una muy alta, podrías estar favoreciendo la aparición de arrugas por la mala postura del cuello. Mejor que la cabeza esté alineada con tu columna vertebral.

10. Disimula con contouring. El maquillaje puede ser un gran aliado. Solo tienes que aplicarte el famoso contouring. Para ponértelo más fácil, ya venden paletas específicas. Aplica los polvos más oscuros bajo la mandíbula y usa el más claro para iluminar justo por encima de esta zona. Difumina muy bien.

fuente: Revista Clara 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *